Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Cómo seleccionar lubricantes para equipos de procesamiento de alimentos?

Te proponemos 3 consejos para seleccionar lubricantes para equipos de procesamiento de alimentos, ya que lubricación juega un papel crucial en el sector alimentario.

Tabla de contenidos

Lograr un rendimiento óptimo de la lubricación en entornos de procesamiento de alimentos

La lubricación juega un papel crucial en el funcionamiento suave de la maquinaria en diversas industrias, incluido el sector de procesamiento de alimentos. Aunque puede ser tentador asumir que los mismos lubricantes utilizados en aplicaciones automotrices se pueden usar en plantas de alimentos, esto no es cierto. Al seleccionar lubricantes para su uso en una instalación de procesamiento de alimentos, hay tres factores importantes a considerar:
  1. Certificaciones de grado alimenticio: Los lubricantes utilizados en el procesamiento de alimentos deben cumplir con certificaciones específicas de grado alimenticio para garantizar que sean seguros para el consumo. Los organismos reguladores, como la National Sanitation Foundation (NSF) y la Food and Drug Administration (FDA), han establecido pautas y normas para los lubricantes utilizados en plantas de alimentos. Estas certificaciones aseguran que los lubricantes no contengan sustancias dañinas que puedan contaminar los productos alimenticios. Es esencial elegir lubricantes formulados y certificados específicamente para aplicaciones de grado alimenticio, como NSF H1 o H2.
  2. Compatibilidad con equipos de procesamiento de alimentos: La maquinaria de procesamiento de alimentos a menudo opera en condiciones exigentes, que incluyen altas temperaturas, cargas elevadas y exposición al agua o productos químicos. Los lubricantes utilizados en estas aplicaciones deben ser compatibles con los materiales del equipo y resistir estas duras condiciones. Deben proporcionar una lubricación excelente y protección contra el desgaste, la corrosión y la oxidación. Además, los lubricantes deben estar diseñados para resistir el lavado por agua o vapor, ya que los lavados frecuentes son comunes en las plantas de alimentos.
  3. Requisitos de rendimiento y mantenimiento: En las instalaciones de procesamiento de alimentos, el tiempo de inactividad del equipo puede ser costoso y afectar los horarios de producción. Por lo tanto, es crucial seleccionar lubricantes que ofrezcan un rendimiento duradero y minimicen los requisitos de mantenimiento. Los lubricantes con resistencia superior a la película, estabilidad térmica y propiedades antidesgaste pueden ayudar a prolongar la vida útil del equipo y reducir la frecuencia de aplicación de lubricantes. Además, los lubricantes que son fáciles de aplicar y dispensar, como los disponibles en forma de aerosol o aerosol, pueden simplificar los procedimientos de mantenimiento y mejorar la eficiencia.

Al considerar estos tres factores al seleccionar lubricantes para instalaciones de procesamiento de alimentos, las empresas pueden garantizar la seguridad de sus productos, mantener la confiabilidad del equipo y optimizar los procesos de producción. Consultar con expertos en lubricación o asociarse con proveedores de lubricantes de buena reputación que se especialicen en lubricantes de grado alimenticio puede proporcionar orientación valiosa para elegir las soluciones de lubricación adecuadas para aplicaciones específicas de procesamiento de alimentos.

La industria y la distribución son culpables de la mitad de todo el desperdicio alimentario del mundo

Lubricantes de grado alimenticio en instalaciones de procesamiento de alimentos

Cuando se trata de instalaciones de procesamiento de alimentos, garantizar la seguridad alimentaria es de suma importancia. Los lubricantes utilizados en estas instalaciones desempeñan un papel crucial en el mantenimiento de la integridad de los productos alimenticios. En este artículo, profundizaremos en la importancia del uso de lubricantes de grado alimenticio, las regulaciones que los rigen y los riesgos asociados con el uso de lubricantes no alimenticios en una instalación de grado alimenticio.

Normas y designaciones regulatorias

El término “grado alimenticio” no está explícitamente regulado por el USDA, que introdujo designaciones como AA (ahora H1) y BB (ahora H2) para lubricantes utilizados en instalaciones inspeccionadas por el USDA. Estas designaciones fueron estandarizadas más tarde por organizaciones como NSF y otras organizaciones no gubernamentales (ONG). Los lubricantes de grado alimenticio son aquellos que cumplen con los requisitos H1 o 3H.

Designaciones H1 vs. 3H

Los lubricantes H1 están aprobados para contacto incidental con alimentos, mientras que los lubricantes 3H se utilizan como agentes desmoldantes que pueden tener contacto directo con los alimentos, como en moldes para pan o en transportadores. Los lubricantes H1 se consideran de grado alimenticio en el sentido de que no causarán daño significativo si se consumen, pero no se deben agregar directamente a los alimentos. El factor de seguridad H1 está principalmente en su lugar para mitigar el riesgo de incidentes de contaminación no detectados o desconocidos.

Cumplimiento y documentación de ISO

El uso de lubricantes de grado alimenticio es fundamental para cumplir con auditorías ISO y otros sistemas de gestión de calidad como BRC. Estas normas exigen prácticas estrictas de gestión de la seguridad alimentaria y la calidad, incluida la documentación y trazabilidad de todos los materiales utilizados en las plantas de procesamiento de alimentos. Los lubricantes de grado alimenticio van acompañados de certificaciones y documentación que demuestran el cumplimiento con las regulaciones relevantes, facilitando la presentación de la documentación necesaria durante las auditorías.

Riesgos de los lubricantes no alimenticios

Tener lubricantes tanto de grado alimenticio como no alimenticios en la misma instalación puede plantear riesgos significativos en entornos de procesamiento de alimentos donde los riesgos de contaminación son altos.

  1. Contaminación cruzada

Mezclar lubricantes no alimenticios con lubricantes de grado alimenticio aumenta el riesgo de contaminación cruzada. Si se utilizan lubricantes no alimenticios en equipos que entran en contacto con productos alimenticios, existe la posibilidad de que el lubricante contamine los alimentos, comprometiendo su seguridad.

  1. Cumplimiento

Utilizar lubricantes no alimenticios en entornos de procesamiento de alimentos puede dar lugar a incumplimientos normativos. Las regulaciones y normas de la industria a menudo exigen el uso de lubricantes de grado alimenticio para garantizar la seguridad alimentaria. Mezclar lubricantes no alimenticios con lubricantes de grado alimenticio puede resultar en multas o acciones legales.

  1. Error humano

Tener ambos tipos de lubricantes en la misma instalación puede llevar a la confusión entre los empleados, aumentando la probabilidad de usar el lubricante incorrecto en la aplicación incorrecta. Esto puede provocar daños en el equipo, tiempo de inactividad y representar un riesgo potencial para la seguridad alimentaria.

En conclusión, el uso de lubricantes de grado alimenticio es esencial para mantener la seguridad alimentaria en las instalaciones de procesamiento. Cumplir con normas regulatorias, como las designaciones H1 y 3H, garantiza que los lubricantes utilizados en contacto con los productos alimenticios sean seguros. Evitar los riesgos asociados con los lubricantes no alimenticios, como la contaminación cruzada, el incumplimiento normativo y el error humano, es crucial para la integridad de las operaciones de procesamiento de alimentos. Al priorizar el uso de lubricantes de grado alimenticio y adherirse a las mejores prácticas de la industria, los procesadores de alimentos pueden mejorar la seguridad alimentaria, cumplir con los requisitos normativos y proteger su reputación.

Minimizar el tiempo de inactividad y los riesgos de contaminación

En una instalación de producción de alimentos, minimizar el tiempo de inactividad de las máquinas y prevenir paradas inesperadas de las líneas de producción son aspectos críticos para mantener la productividad y garantizar la seguridad del producto. Si bien el tiempo de inactividad puede ocurrir por diversas razones, como mantenimiento y reparaciones, es esencial abordar problemas relacionados con la lubricación para evitar interrupciones costosas y riesgos potenciales de contaminación. En este artículo, exploraremos la importancia de las prácticas de lubricación efectivas para reducir el tiempo de inactividad y mejorar la eficiencia del procesamiento de alimentos.

La importancia de la lubricación

La lubricación juega un papel vital en garantizar el funcionamiento suave y la longevidad de la maquinaria en las instalaciones de procesamiento de alimentos. Una lubricación adecuada minimiza la fricción, reduce el desgaste y evita el sobrecalentamiento, mejorando así el rendimiento del equipo. Al implementar un programa integral de lubricación, se puede mitigar el riesgo de fallos inesperados de la máquina y prolongar la vida útil de los componentes críticos.

Prevención de la contaminación

Una de las principales preocupaciones en la industria de procesamiento de alimentos es el riesgo potencial de contaminación cuando las máquinas fallan. Si una máquina involucrada en el procesamiento, mezcla o envasado deja de funcionar correctamente, existe un riesgo elevado de que contaminantes ingresen al producto alimenticio. Esto puede comprometer la seguridad y la calidad del producto final, lo que lleva a posibles riesgos para la salud y daños a la reputación.

Para abordar este riesgo, es crucial seleccionar lubricantes específicamente diseñados para aplicaciones de procesamiento de alimentos. Los lubricantes de grado alimenticio, certificados para cumplir con estándares de la industria, están formulados con ingredientes no tóxicos y están diseñados para resistir la degradación cuando están expuestos a sustancias alimenticias. Estos lubricantes ayudan a minimizar el riesgo de contaminación y garantizan el cumplimiento de las regulaciones de seguridad alimentaria.

Mejora de la fiabilidad del equipo

El mantenimiento regular de la lubricación es esencial para mantener la maquinaria en funcionamiento de manera eficiente y evitar fallas inesperadas. Al seguir los horarios de lubricación recomendados y utilizar los lubricantes adecuados, se puede minimizar la fricción, reducir el desgaste de los componentes y prolongar la vida útil de las partes críticas de la máquina. Este enfoque proactivo de la lubricación ayuda a prevenir el tiempo de inactividad no planificado y los costos asociados, como la productividad perdida y los plazos incumplidos.

Selección del lubricante adecuado

Seleccionar el lubricante apropiado para cada máquina y aplicación es crucial para optimizar el rendimiento y minimizar el tiempo de inactividad. Factores a considerar al elegir lubricantes incluyen el rango de temperatura, la capacidad de carga, la compatibilidad con los materiales y la resistencia al lavado o degradación. Consultar con expertos en lubricación o depender de especialistas en tribología puede ayudar a identificar los lubricantes más adecuados para maquinaria específica y condiciones de operación.

Implementación de un programa de lubricación

Para garantizar prácticas de lubricación efectivas, es esencial establecer un programa integral de lubricación adaptado a las necesidades de su instalación. Este programa debe incluir inspecciones regulares de equipos, análisis de lubricantes y reposición programada de lubricantes. Al monitorear la condición y el rendimiento de los lubricantes, se pueden detectar problemas potenciales de manera temprana, evitando fallos del equipo y minimizando el tiempo de inactividad.

En la industria de procesamiento de alimentos, las prácticas de lubricación efectivas son cruciales para minimizar el tiempo de inactividad, prevenir riesgos de contaminación y garantizar la seguridad y calidad del producto. Al implementar un programa de lubricación integral, seleccionar lubricantes de grado alimenticio y seguir los horarios de mantenimiento recomendados, se puede mejorar la confiabilidad del equipo, reducir el tiempo de inactividad no planificado y proteger la reputación de la marca. Recuerde que asociarse con expertos en lubricación y tribología puede proporcionar ideas valiosas y orientación para optimizar sus prácticas de lubricación y garantizar un funcionamiento sin problemas en su instalación de procesamiento de alimentos.

Rendimiento en entornos de procesamiento de alimentos

Cuando selecciona lubricantes para plantas de procesamiento de alimentos, un aspecto crucial a considerar es el rendimiento del lubricante en el entorno de aplicación específico. El equipo de procesamiento de alimentos opera en condiciones diversas, que van desde temperaturas extremas hasta presiones variables. Como experto en lubricación y tribología, lo guiaré a través de los factores clave a considerar para una lubricación efectiva en diferentes entornos de aplicación comúnmente encontrados en instalaciones de procesamiento de alimentos.

Proceso y método de limpieza

Las instalaciones de procesamiento de alimentos dependen de varios métodos de limpieza, incluyendo agua caliente, vapor y agentes químicos. Sin embargo, estos procedimientos de limpieza pueden representar desafíos para los lubricantes si no están diseñados para resistir tales condiciones. Para garantizar un rendimiento óptimo de la lubricación, es esencial seleccionar lubricantes con una excelente resistencia al agua. Estos lubricantes forman una barrera protectora, evitando el lavado o la emulsificación en presencia de agua. Esta barrera ayuda a prevenir la corrosión, el desgaste y a mantener una lubricación efectiva incluso durante los procesos de limpieza.

Resistencia química

Los agentes de limpieza química fuertes también pueden afectar a los lubricantes, provocando separación o descomposición. Esto puede resultar en fallos del equipo o contaminación de productos alimenticios. Por lo tanto, es crucial elegir lubricantes que puedan resistir la exposición a productos químicos comúnmente utilizados en plantas de procesamiento de alimentos. Además, lubricar el equipo poco después de los procedimientos de desinfección puede ayudar a reemplazar el agua y los productos químicos de limpieza con lubricante fresco, mejorando la vida del equipo de procesamiento.

Temperatura y presión

Las plantas de alimentos a menudo tienen áreas con temperaturas y presiones elevadas. Por ejemplo, en las operaciones de enlatado de alimentos, se requieren altas temperaturas para la esterilización. Los lubricantes utilizados en tales aplicaciones deben resistir estas condiciones extremas sin degradarse. Opte por lubricantes con alta estabilidad térmica, especialmente aquellos formulados con aceites base sintéticos como polialfaolefinas (PAO) y ésteres. Estos aceites base exhiben una excelente estabilidad térmica, asegurando una lubricación efectiva y protección incluso a temperaturas elevadas.

Estabilidad a la oxidación

Los lubricantes deben tener una buena estabilidad a la oxidación para prevenir descomposición u oxidación térmica con el tiempo. Los lubricantes con alta estabilidad a la oxidación resisten la formación de subproductos dañinos que pueden causar corrosión y reducir el rendimiento del equipo. Los aceites base sintéticos y paquetes de aditivos de alta calidad mejoran la estabilidad a la oxidación, prolongando la vida útil del lubricante y asegurando un rendimiento óptimo.

Temperatura y viscosidad

En las instalaciones de procesamiento de alimentos con ambientes fríos, seleccionar el lubricante adecuado para aplicaciones a bajas temperaturas es crucial. La viscosidad, que se refiere a la fluidez o grosor del lubricante, se convierte en un factor importante en tales condiciones. A temperaturas más bajas, la viscosidad del aceite aumenta, causando un flujo más lento. Para abordar esto, busque lubricantes con un bajo punto de fluidez, que es la temperatura a la cual el lubricante comienza a solidificarse o espesarse. Los aceites base sintéticos suelen ser preferidos para aplicaciones a bajas temperaturas debido a su bajo punto de fluidez en comparación con los aceites minerales.

Otro aspecto importante es el índice de viscosidad (IV), que mide cómo cambia la viscosidad de un lubricante con la temperatura. Los lubricantes con un IV alto experimentan menos cambios en la viscosidad a medida que las temperaturas fluctúan en comparación con aquellos con un IV bajo. Para aplicaciones a bajas temperaturas, es crucial seleccionar un lubricante con un IV alto para garantizar propiedades de lubricación consistentes y protección del equipo incluso a bajas temperaturas.

Lograr un rendimiento óptimo de la lubricación en entornos de procesamiento de alimentos requiere una cuidadosa consideración del entorno de aplicación específico. Seleccionar lubricantes con buena resistencia al agua, resistencia química, estabilidad térmica, estabilidad a la oxidación, bajo punto de fluidez y alto índice de viscosidad es esencial. Al elegir los lubricantes adecuados, las plantas de procesamiento de alimentos pueden mejorar la seguridad alimentaria, minimizar el tiempo de inactividad debido a problemas de lubricación y garantizar la longevidad de su equipo.

Optimización de prácticas para instalaciones

En el mundo del procesamiento de alimentos, seleccionar el lubricante adecuado es crucial para mantener el rendimiento del equipo y garantizar el cumplimiento de las regulaciones de seguridad alimentaria. Sin embargo, es igualmente importante comprender cómo aplicar y mantener adecuadamente estos lubricantes para maximizar su efectividad. En este artículo, exploraremos las consideraciones clave para optimizar las prácticas de lubricación en instalaciones de procesamiento de alimentos.

  1. Consultar los manuales del OEM y especialistas en lubricación:

Para determinar la frecuencia y el volumen correctos de aplicación de lubricante, es esencial consultar el manual de la máquina del Fabricante Original de Equipos (OEM). Estos manuales suelen proporcionar pautas específicas para los intervalos y cantidades de lubricación. Además, consultar con un especialista en lubricación puede ayudar a calcular el horario de lubricación ideal según los requisitos únicos de su instalación.

  1. Regulaciones de seguridad alimentaria

Las instalaciones de procesamiento de alimentos deben cumplir con estrictas regulaciones de seguridad alimentaria. Al seleccionar lubricantes, es crucial elegir productos que estén registrados en NSF H1, lo que significa que son seguros para el contacto incidental con alimentos. Los lubricantes NSF H1 minimizan el riesgo de contaminación y garantizan el cumplimiento de las normas de seguridad alimentaria.

  1. Métodos de aplicación

Aplicar lubricantes correctamente es vital para el rendimiento óptimo del equipo. Considere los siguientes consejos:

a) Limpieza: Antes de aplicar lubricante, asegúrese de que las superficies del equipo estén limpias y libres de escombros. Este paso evita que los contaminantes se mezclen con el lubricante, lo que podría comprometer su efectividad.

b) Selección correcta del lubricante: Diferentes componentes del equipo pueden requerir lubricantes específicos. Consulte con expertos en lubricación para identificar el lubricante más adecuado para cada aplicación, teniendo en cuenta factores como temperatura, carga y velocidad.

c) Puntos de lubricación: Identifique todos los puntos de lubricación en su equipo y cree un horario de lubricación integral. Preste atención a componentes críticos como rodamientos, engranajes, cadenas y transportadores.

d) Volumen del lubricante: Aplicar la cantidad correcta de lubricante es crucial. La lubricación insuficiente puede aumentar la fricción y el desgaste prematuro, mientras que la lubricación excesiva puede causar sobrecalentamiento y fugas. Consulte las recomendaciones del OEM o consulte con especialistas en lubricación para determinar el volumen apropiado para cada punto de lubricación.

  1. Monitorización y mantenimiento:

El monitoreo regular y el mantenimiento son esenciales para asegurar que los lubricantes continúen desempeñándose según lo previsto. Considere implementar las siguientes prácticas:

a) Análisis de lubricantes: Analice periódicamente muestras de lubricante para evaluar su condición e identificar posibles problemas. Este análisis puede ayudar a detectar contaminantes, degradación o signos de desgaste del equipo, lo que permite tomar acciones correctivas a tiempo.

b) Intervalos de relubricación: Revise y ajuste regularmente los intervalos de lubricación según el rendimiento y la condición del equipo. Factores como condiciones de operación, edad del equipo e historial de mantenimiento pueden requerir modificaciones al horario original de lubricación.

c) Capacitación y documentación: Proporcione una capacitación adecuada al personal de mantenimiento sobre las mejores prácticas de lubricación. Documente todas las actividades de lubricación, incluido el tipo y la cantidad de lubricante utilizado, así como la fecha y hora de aplicación. Esta documentación puede servir como una referencia valiosa para futuros trabajos de mantenimiento y solución de problemas.

Optimizar las prácticas de lubricación es crucial para mantener el rendimiento del equipo, cumplir con las regulaciones de seguridad alimentaria y minimizar el tiempo de inactividad no planificado en instalaciones de procesamiento de alimentos. Siguiendo las pautas del OEM, seleccionando lubricantes registrados en NSF H1, aplicando lubricantes correctamente e implementando monitoreo y mantenimiento regular, puede asegurar la longevidad y eficiencia de su equipo mientras cumple con los estándares de la industria. Para obtener asesoramiento y soporte personalizados, consulte con especialistas en lubricación que puedan proporcionar soluciones adaptadas a sus necesidades específicas.

LinkedIn
Twitter
Email
WhatsApp
Print

¿Qué debo hacer ahora?

Si tienes más dudas y quieres conocer cómo mejorar tu aplicación industrial llámanos o completa el formulario de contacto para que uno de nuestros técnicos se ponga en contacto contigo para asesorarte.

Te ayudamos a optimizar tus procesos de producción y a resolver cualquier problema relacionado con adhesivos industriales, sellantes, lubricantes industriales o productos para protección electrónica a través de nuestro servicio de soporte técnico.

Si te ha parecido interesante este artículo puedes compartirlo haciendo clic en los botones de abajo.

nuevo whitepaper de araldite
Reparaciones en condiciones extremas
nuevo whitepaper de araldite
Reparaciones en condiciones extremas
últimos Posts
¿BuscaS algún producto específico?

Nos comprometemos a optimizar tus aplicaciones a través de nuestras tecnologías y te asesoramos sin ningún tipo de compromiso.

Suscríbete a nuestro blog

Apúntate para recibir más artículos como este directamente en tu correo.

Contacte con Antala

Los datos personales facilitados voluntariamente por usted, a través del presente formulario web serán tratados, por ANTALA INDUSTRIA, S.L. como responsable del tratamiento, con la finalidad de atender su solicitud, consulta, queja o sugerencia, sin que se produzca comunicaciones o cesiones de datos y conservados durante los plazos necesarios para atender su solicitud.Puede usted ejercer los derechos de acceso, rectificación o supresión de sus datos, dirigiéndose a arco@antala.es, para más información al respecto, puede consultar nuestra Política de Privacidad 

Tenga en cuenta que solo atendemos a empresas de ESPAÑA Y PORTUGAL

Whitepaper de Araldite reparaciones en condiciones extremas

Araldite whitepaper

Este Whitepaper explica cómo optimizar el tiempo del personal técnico de mantenimiento en entornos extremos.  Lograr reducir el tiempo de trabajo no es fácil: a menudo se necesitan técnicos altamente cualificados que trabajan en períodos de tiempo muy ajustados y con condiciones de trabajo difíciles.

PRODUCTOS PARA EL SECTOR EÓLICO

¿Conoces los mejores productos técnicos de las mejores marcas  para el sector eólico? Descubre cómo mejorar el rendimiento de las turbinas eólicas, además de cómo proteger y reparar daños.

Araldite whitepaper
Reparaciones en condiciones extremas

Este Whitepaper explica cómo optimizar el tiempo del personal técnico de mantenimiento en entornos extremos. 

Lograr reducir el tiempo de trabajo no es fácil: a menudo se necesitan técnicos altamente cualificados que trabajan en períodos de tiempo muy ajustados y con condiciones de trabajo difíciles.